En Chile carbón asesino del clima global impone modelo de autoritarismo ambiental

397

Por votación unánime, a pesar de la  abierta oposición ciudadana aprueban Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del primer proyecto de explotación a tajo abierto de carbón sub bituminoso en Isla Riesco, Región de Magallanes y Antártica Chilena. Por Juan Carlos Cárdenas N. Centro Ecocéanos.

Lo sorprendente de esta parroquial situación es que está ocurriendo a contrapelo de las tendencias energéticas dominante en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo, OCDE, del cual Chile es su mas reciente y al parecer, disfuncional miembro.

En término de emisiones de gases de efecto invernadero, Chile ha aumentado de un promedio de 3 tons de CO2 por habitante ( 1984) a  5,7 tons de CO2 (2008), indicando las proyecciones que al 2030 estas se incrementarán a 11,9 tons de CO2 por habitante al año.

Ello demuestra que es el carbón, el asesino número uno del clima del planeta, quien está imponiendo en Chile un modelo ambiental autoritario y excluyente, para asegurar que se continúen aprobando por “unanimidad”  los 28 mega proyectos de centrales termoeléctricas restantes , utilizando para ello serviles intendentes, Seremis y Servicios de Evaluación de Impacto Ambiental.

La decisión que da luz verde al primero de cinco megaproyectos de explotación carbonífera en el área,- los que aumentarán los efectos del cambio climático, la destrucción del medioambiente patagónico y la “carbonización” de la matriz energética del país-, fue tomada por los representantes del centralista gobierno ubicado en el Palacio de La Moneda:  la Intendenta Liliana Kusanovic,  el Servicio de Evaluación Ambiental(SEA) y los Secretarios Regionales Ministeriales.

A su vez , aprovechando la votación del proyecto carbonífero de la Mina Invierno, el gobierno puso en marcha la “nueva” institucionalidad ambiental del país,- resultado de los cupulares acuerdos entre los partidos de la Alianza y la Concertación-, uno de cuyos objetivos políticos es la eliminación de cualquier atisbo de molesta oposición regional. Para ello, se excluyeron a los consejeros regionales, quienes votaban en el anterior sistema.

Importante es señalar que eran estos consejeros regionales los que permitían escuchar  la voz de los ciudadanos locales. Este fue el caso del EIA de la termoeléctrica  Barrancones, donde los cuatro consejeros regionales votaron en su contra, dando paso al inédito episodio de las masivas manifestaciones convocadas por las redes sociales y el  “telefonazo” presidencial que sobrepasó la institucionalidad ambiental.

Frente a las graves implicancias del proyecto de explotación de carbón, los consejeros regionales solicitaron en la última sesión del CORE aplazar la votación del EIA del proyecto  isla Riesco, de manera de clarificar  las contradicciones existentes entre la antigua y  nueva legislación ambiental. Lo mismo habían solicitado la ciudadanía regional, organizada en el Frente de Defensa Ecológico Austral, la iniciativa Alerta Isla Riesco y la  organización comunitaria de Desarrollo Sustentable de Río Verde, debido a groseros errores existentes en los estudios técnicos del proyecto de explotación minera a tajo abierto, como es el uso de una velocidad del viento por lo menos tres veces menor a la real para determinar la dispersión de las partículas (polvillo) de carbón.

¿Un nuevo far west patagónico?

Si se continúa aprobando por “unanimidad” los cuatro mega-proyectos de explotación de yacimientos carboníferos en la isla Riesco,- con reservas estimadas de  240 millones de toneladas-, se asegurará a las centrales termoeléctricas un suministro continuo de este combustible fósil altamente contaminante, hasta el 2030.

Con ello se consolida de paso un negocio redondo para la sociedad establecida entra las empresas Copec y Ultramar , propiedad de los grupo Angelini y Von Appen respectivamente.Los hermanos Sven y Wolf von Appen son a su vez propietarios de la naviera Ultramar, cuyos barcos transportarán el carbón hasta las centrales termoeléctricas.

Con ello este grupo empresarial integrará sus negocios mineros con los de energía y de transporte naviero, ya que previsoramente, los grupos Von Appen y Angelini son propietarios del 25% cada uno de la nortina central termoeléctrica Guacolda en Huasco, cuya propiedad restante pertenece a la empresa AES Gener.

Como en todo buen negocio debe evidenciar sincronía con la política dictada desde el palacio de La Moneda, el ex gerente general de la empresa AES Gener, Sergio del Campo, acaba de ser nombrado como… subsecretario de energía.  A esta funcional coincidencia se le debe sumar que ya en diciembre del 2009 había sido aprobado el proyecto portuario asociado a la explotación carbonífero del Grupo Von Appen en Punta Lackwater, isla Riesco, detalle clave para hacer operativo el traslado del carbón hacia las termoeléctricas que alimentarán el insaciable apetito energético de la expansión minera que se realiza a  4.000 kms de distancia.

Carbón barato y contaminante + mano de obra foránea

En relación a la generación de 800 empleos- elemento con el cual se intenta legitimar estos mega-proyectos-, ellos estarán constituídos por especialistas en la operación y mantención de equipos mineros y de operación portuaria, provenientes mayoritariamente de fuera de la región .Frente a esta realidad, el bi-ministro Golborne sostuvo socarronamente que “en Magallanes tendrán que ver la manera de entrenarse y capacitarse para cumplir con la necesidad que se genere en la zona. Allá hay capital humano para el trabajo”.

Por ello nos cabe preguntar ¿Qué lugar tiene la posición de la ciudadanía cuando el gobierno centralista, en complicidad con grandes grupos empresariales y lobbystas nacionales e internacionales, continúen imponiendo mega proyectos extractivos sin considerar los acumulativos y sinérgicos impactos ambientales y sociales? . Sin duda el próximo desafío para la ciudadanía magallánica será el intento de aprobación en abril próximo de gran parte de las 1.600 nuevas solicitudes de concesiones salmoneras para las aguas de Magallanes.

Especial para revista GritoGRAFIAS

Fotografia. Campaña Frente de Defensa Ecológico Austral.

Campaña Salvemos a los pinguinos y ballenas jorobadas. No al proyecto Mina Isla Riesco

Compartir