Castillo Negro imaginario es la tumba de Nicanor Parra en Las Cruces

164

Entre globos blancos, pétalos de rosas, arreglos florales en las calles, lecturas de poemas, cantos y guitarreos del “Gracias a la Vida”, aplausos, 103 claveles rojos  y mensajes escritos en su escarabajo, fueron despedidos  en Las Cruces los restos del poeta Nicanor Parra, previamente a su sepultura en una de las terrazas de lo que fue la mansión conocida por los vecinos como “La Pajarera” y que él bautizó como Castillo Negro;  su primera casa que no alcanzó habitar porque un misterioso incendio la convirtió en una ruina de escombros quemados.

Después de la misa y el funeral que contó con la presencia de la presidente Michelle Bachelet, el Ministro de Cultura, Ernesto Ottone, el poeta Raúl Zurita, su hermana Hilda,  su sobrina Isabel Parra, entre otros artistas del Clan Parra, además de hijos, nietos y los vecinos, se abrieron las  puertas de los jardines del ahora imaginario Castillo Negro para recibir a todos quienes llegaron aquí para despedir al poeta vivo más importante de habla hispana, a su vecino  cubierto con un cartel “Voy y Vuelvo” escrito por él que pusieron sobre una bandera mapuche y una colcha de coloridos retazos de género confeccionada por su madre; una modista de trastienda, como dijera en uno de sus poemas al igual como también había mencionado que no quería que lo velaran en los salones de la Universidad de Chile ni tampoco en la Casa del Escritor. Había dejado instrucciones en uno de sus poemas que lo sepultaran junto al gato Dominó, unos zapatos de fútbol, una bacinica floreada, sus lentes oscuros y una Biblia.

Castillo Negro, su primera cruz

El Castillo Negro fue mansión construida en el periodo correspondiente a la antigua vida palaciega del balneario de los inicios del siglo XX. Era de madera nativa, tenía cuatro pisos, torreones y tejas de alerce pintadas de negro. En invierno de 1985, un incendio la  convirtió en una ruina de cenizas. Nunca se supo el origen del fuego, solo corrían rumores incluso hasta los días de hoy. Se cuenta que el escritor Gustavo Frías, fallecido en 2016, en una oportunidad le dijo a Parra que sus vecinos comentaban que el cuidador del castillo había prendido el fuego en venganza por su despido y su desalojo familiar, luego que el poeta le dijera que él se venía a radicar a Las Cruces.

¿Tú fuiste?, le preguntó al hombre moreno, ba­jito y de ojos aceitunados. “Yo no lo hice, le respondió – agregando que esta casa era más de él que suya, y que la quería más que él.

Unos años después, Nicanor Parra, adquirió la casa vecina al castillo, de propiedad de la familia Navarro, afectada también por el incendio, quienes la repararon y se la vendieron.  La llamaba su “Torre de Márfil”. Aquí residió hasta una semana antes de su muerte. Había viajado por unos días a Santiago a realizarse unos exámenes médicos. Se trata de una casa emplazada en el Barrio Vaticano, que fuera declarado en 2015 Zona Típica; una parte que conforma un gran anfiteatro mirando al mar, donde caballos y vacas se pasean como si fueran los caminos de su establo; un pueblo que cree que debajo de él emerge día a día una nueva cruz.

Myriam Carmen Pinto. Publicado Diario Radio Universidad de Chile. 26 enero 2018.

Compartir