Libro Las Cruces PARRA Siempre en “Qué Leo Rancagua”

94

Al cumplirse seis meses de la muerte de NICANOR PARRA (23/enero/2018), sumándose a los esfuerzos de promoción y cultura, la librería “Qué Leo” de Rancagua, presentó el libro “Las Cruces PARRA  siempre. El pueblo del poeta que duerme en una cruz“, de la periodista y escritora Myriam Carmen Pinto/Ediciones Radio Universidad de Chile; un libro que aborda la vida del poeta enraizado en el pueblo balneario Las Cruces. A continuación, algunos extractos de la presentación a cargo de la profesora y escritora Ángela Barrera Cordonez

La autora, Myriam  Carmen Pinto, es una gran mujer con una  exquisita sensibilidad, potencial que le ha volcado en las artes y las  letras. Ha ganado espacios en la sociedad y en vez de ser invisibilizada en la vida pública con su accionar  se ha ubicado en áreas  destacadas.

Inmersa  en esta sociedad donde las egolatrías y  los protagonismos de varones  se dan por doquier, donde no se escatiman las malas artes para subirse a los escenarios políticos, artísticos, sociales, económicos y otros, en un cosmos y micro cosmos donde  se valoriza a los seres por el barrio en que viven, la marca del vehículo que poseen, el perfume que usan, la exclusividad de la ropa que visten, el colegio donde estudio , a cual asisten sus hijos o nietos y suma y sigue, existen seres muy especiales como Myriam  Carmen Pinto que sobreviven en la selva de la existencia y dejan espacios de su tiempo para volar con sus propias alas, soñar con esquinas alejadas de  puerilidades y  eligen y o crean personajes, esquinas y tramas a la luz de su imaginación.

Sus grandes  y valiosas herramientas las constituyen la observación y las letras del alfabeto. Su motivación  artística y el interés de comunicarse, sus esquinas  muchas veces son de una soledad inimaginable, pero esto último es muy necesario para la creación individual  y consolidación de  todas esas redes prodigiosas que se han recabado  en el camino  de la localidad de Las Cruces que más adelante pasarán a formar parte de sus  huellas.

Portadora  de disímiles  mundos reales  y  su ascenso en las escalas del conocimiento, la ha llevado a matizar  sus contextos  con otros de gran complejidad, haciendo aún más interesante esa dualidad  que trasciende.

El libro y cada faceta inserta resaltan que es  única e irrepetible,  unida por hilos  invisibles que  le motivan a seguir en sus proyectos. Se ratifica que ha sido escrito en  libertad  gracias a esa llama  que da el paso de los años, la omisión  de los temores  y la convicción que hay que exteriorizar los estremecimientos que el antipoeta  produjo en su deambular por las calles de esa localidad.

Escribe sin mediar en los marcos que  dan los documentos oficiales que por tantas décadas tuvieron que respetar donde los  márgenes, encabezamientos, tenores  en  líneas, tono de despedidas y otros.

Aquilató  la libertad de expresión  ante la consternación que  provocan los hechos sociales, políticos, económicos y ecológicos del antipoeta.

En cada escrito emerge su libertad interior  donde ha mezclado reglas y detenido  en aristas que vale la pena observar y describir”.

“Myriam Carmen  Pinto  comienza el libro ensalzando este bucólico lugar que la aleja de la vorágine de la gran ciudad,  especificando que aquí presenta micro-historias y cuentos cuánticos que dicen relación con   historias de Nicanor Parra con el pueblo que eligió lleno de cruces, iglesias, capillas que lo llevó a evocar su niñez en Chillan.

El trabajo ha sido arduo esquematizando en esas páginas  las miles de huellas que se tienen del poeta congratulado a nivel nacional y en el extranjero, por ejemplo en España con el  Premio Miguel de Cervantes que entrega en la Universidad de Alcalá de Henares y el rey de España (2012), recibido por su nieto Tololo.

Es un Magno aporte para la historiografía chilena tanto local, nacional y como dice en el prologo de don Luis  Weistein haciendo a Las Cruces Universal.

Los seis capítulos y sus 86 misceláneos documentos  nos  encauzan la mirada hacia esquinas  diferentes de esa localidad costera, Las Cruces, interactuar con sus instituciones,  vecinos y seguidores asiduos de Nicanor Parra, sentirse cómplice de esos énfasis literarios, sus talentos, esfuerzos personales y llegar a amar ese territorio que siguió con devoción orgullo y fidelidad a un personaje tan especial.

La lectura de este libro nos conectara  con Myriam,  una agradecida de esa localidad y como tal  comprender que ha retribuido la acogida  de Las Cruces por tantos años a través de esta obra.

Mis felicitaciones por este nuevo aporte a la literatura nacional, es un honor  tener a Myriam  en esta ciudad  de Rancagua  socializando su libro el cual recibimos con gran alegría y le deseamos éxitos en  lecturas y ventas”. Ángela Barrera Cordonez. Librería Qué Leo Rancagua. 27 de Julio 2018/Fotografías Ivonne Díaz.

Librería “Qué Leo Rancagua”. Avda. Javiera Carrera 994. Rancagua

Compartir