“¡Y lo hicimos caer!”: el libro que rescata los panfletos que incomodaron a la dictadura

203

El nuevo título de Ediciones Radio Universidad de Chile recoge una selección de, aproximadamente, 500 folletos emitidos durante dictadura.

A fines de los años 70, la periodista Myriam Carmen Pinto comenzó a coleccionar panfletos distribuidos, principalmente, por organizaciones sociales y de derechos humanos que, en ese minuto, intentaban hacer frente a la dictadura.

De esta forma, la comunicadora que, en ese tiempo era parte de Radio Chilena, reunió un extenso archivo donde confluían todo tipo de folletos: mientras que en algunos el tono era de denuncia, en otros el mensaje era mucho más humorístico.

Durante 17 años, esta colección permaneció en secreto, hasta que en 1990 la periodista compartió su tesoro con el investigador, caligrafista y gráfico, Humberto Olea, quien coincidentemente poseía una caja de zapatos llena de panfletos en contra del régimen.

Entonces, ambos acordaron exhibir su archivo en una exposición, sin embargo, cada uno de esos intentos, fracasó. “Me fue bastante mal. Toqué varias puertas y me di cuenta de que, en ese momento, nadie quería hablar ni mirar el pasado”, recuerda la periodista, quien este martes 23 de abril presentará por primera vez estos panfletos a través del libro ¡Y lo hicimos caer! Historias de agitación política y panfletos de la lucha contra la dictadura de Ediciones Radio Universidad de Chile.

Imagen 1Este ejemplar comprende una selección de, aproximadamente, 500 folletos, donde se presenta, según Myriam Carmen Pinto, toda una “historiografías de la calle”.

Al mismo tiempo, el texto está dividido en 21 capítulos que repasan la búsqueda de los familiares por sus detenidos desaparecidos, la lucha del movimiento sindical por su rearticulación, las acciones de agrupaciones culturales contra el régimen y el plebiscito de 1988, entre otros sucesos. De paso, el volumen da cuenta de los intentos de la autora por contactar a quienes fueron los responsables de crear  los panfletos.

“La colección deja ver las huellas de la movilización, las demandas sectoriales, las tensiones, los desplazamientos políticos y las múltiples formas de lucha protagonizadas tanto por el movimiento de mujeres, sindical, los estudiantes, los trabajadores del mundo de la cultura y de la prensa, los gremios, los pobladores, los partidos políticos, los grupos armados, las agrupaciones de familiares de víctimas de la represión y el movimiento de derechos humanos, incluyendo el movimiento Sebastián Acevedo”, dice la escritora, quien también es responsable del libro Amor subversivo, epistolario testimonial 1973 -2017.

“Todos están representados, por ende, el libro convoca a todos quienes tuvieron un rol importante y de cómo luchamos frente a esos negros días”, añade.

Imagen 15

El panfleto como medio

Durante dictadura, el panfleto se erigió como un medio de comunicación alternativo respecto de las vías oficiales que eran controladas por la Junta Militar. Criticar al régimen y convocar a manifestaciones eran sus principales objetivos.

Al respecto, el sociólogo Jorge Larraín sostiene que el panfleto “es un medio de comunicación tan válido como cualquier otro”, no obstante, advierte que posee un problema: su limitación.

“Entonces, exitía una mayor dificultad para conectarse, sin embargo, la gente lo lograba. Por lo tanto, el uso y la distribución de los panfletos era una cosa que tenía importancia. El panfleto fue una manera de llegar aún más allá de las instituciones”, dice.

Aun así, señala que también existían otras vías de comunicación: “Los panfletos funcionaron, pero la radio y lo que se transmitía a viva voz, tenía mucha más importancia. No podía haber panfletos en todas partes, sin embargo, la gente fue lentamente movilizándose”, advierte el sociólogo.

Imagen 2

Imagen 4-1

Fuente: DiarioRadio U.deChile/23/4/2019

Compartir